FILOSOFÍA

Calidad excepcional, trabajo artesanal, frescura del producto, selección meticulosa de las mejores materias primas, atención y respeto del cliente: éstos son los “conceptos clave” que, junto a los valores de Ferrero®, edificaron la reputación de sus productos de alimentación dulce, reconocidos y apreciados por consumidores del mundo entero. Productos nacidos de ideas innovadoras por lo tanto, prácticamente inimitables pese a su amplia difusión que pasaron a ser parte de la historia de las costumbres de numerosos países, convirtiéndose muchas veces en verdaderos iconos.

Ferrero® significa también atención a la seguridad alimentaria, al medioambiente, al impacto social, a las comunidades donde interviene, así como a sus propios recursos humanos.

Hoy en día, muchos de los productos Ferrero® son globales, se venden por todas partes. Ferrero se ha convertido en el cuarto productor mundial de alimentación dulce.

Sin embargo, su particularidad es la de ser “glocal” (pensar global, actuar local), a saber una empresa a la vez global y local, consagrada tanto a su desarrollo internacional como a su relación con el territorio.

Todo ello sin descuidar su compromiso cotidiano con el consumidor. El elemento clave del éxito de la empresa es sin duda la relación de confianza, construida sobre el conocimiento, la experiencia, la sensibilidad y la intuición, un mecanismo de lealtad recíproca y duradera entre Ferrero® y sus clientes, testimonio de la atención que presta a sus exigencias.