Años 40 - 50

Años 40 - 50

Es 1946. Desde los laboratorios en “via Rattazzi” sale el primer producto Ferrero®: la “Pasta Gianduja” o “Giandujot”, a base de avellanas, envuelta en papel de aluminio, un producto bueno y asequible que se corta en lonchas y se unta en el pan. La “Pasta Gianduja” es un éxito inesperado. 

El laboratorio en “via Rattazzi” se queda pequeño y la producción se traslada entonces a una sede más amplia en “via Vivaro”. El 14 de Mayo de 1946 se constituye oficialmente ante la Cámara de Comercio la empresa Ferrero®.

En los años 50, el nombre Ferrero® llega a todas las regiones italianas gracias a una flota de 200 furgonetas que alcanzarán el millar en pocos años. Los empleados son ya casi mil y la producción de chocolate llega a 380 toneladas anuales. 

Alba apunta lejos: a Europa, a Alemania. En Stadtallendorf, a 150 Km de Frankfurt, nace Ferrero GmbH, la primera fábrica en el extranjero, que permanecerá durante muchos años como el único ejemplo internacional del sector de la confitería. 

Esta factoría inicia su andadura con 5 empleados, alcanzando los 60 seis meses después, entre italianos y alemanes, y comienza con la fabricación de un solo producto, la CREMALBA, a la que se une Mon Chéri en 1956. El éxito de este último es extraordinario. 

En 1957, la gestión de Ferrero® pasa a manos de Michele Ferrero que manifiesta sus ganas de explorar nuevos horizontes y experimentar continuamente. La innovación se refleja en la creación de productos nuevos y en la utilización de fórmulas promocionales absolutamente originales para aquella época.

Años 60 - 70

Años 60 - 70

Ferrero® sigue su expansión en el Viejo Continente. Francia se convierte en la segunda sede fuera de las fronteras italianas. Le siguen Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Suecia, Suiza y Gran Bretaña, donde Ferrero® confirma su presencia.

En 1964 nace ®Nutella, la crema untable más conocida en el mundo, un producto inimitable todavía al día de hoy y que se ha convertido en un fenómeno estudiado incluso por sociólogos.

Con unas madres más exigentes y preocupadas por la alimentación de sus hijos,  en 1968 nace Kinder® Chocolate, una tableta de chocolate rellena de leche. Su objetivo es satisfacer estas dos necesidades: “más leche y menos cacao”, frase que se convierte en el eslogan de la gran familia de productos que pertenecen a la marca Kinder®.

En 1969 Ferrero® cruza el Océano y llega a Estados Unidos, donde abre una oficina en Nueva York. 

Junto al nacimiento de nuevos productos y al crecimiento en nuevos mercados, Ferrero® inicia una modernización de sus líneas productivas, empezando por la fábrica de Alba.

En 1974 nace Kinder® Sorpresa®, el original y único huevo de chocolate con sorpresa elaborado con el delicioso chocolate Kinder®.

Poco a poco continúa el desarrollo de Ferrero en el extranjero. Tras las sedes europeas en Austria e Irlanda, donde además instalan una fábrica, las sociedades Ferrero® comienzan su andadura en Puerto Rico, Ecuador y se extienden a Asia, en Hong Kong, Japón y Australia, donde se estrena una nueva fábrica.

Años 80 - 90

Años 80 - 90

En 1982 nace Ferrero Rocher y en pocos años se convierte en la especialidad favorita para millones de personas.

En 1988 se estrena Ferrero Ibérica S.A., con sede principal en El Prat de Llobregat (Barcelona) y una sucursal en Lisboa (Portugal). 

Durante los años 90, después de la caída del muro de Berlín, se inauguran nuevas sedes comerciales en Hungría, República Checa, Polonia y Rusia y también en América Latina (México, Argentina, Brasil). Durante estos años el Grupo Ferrero sigue creando productos nuevos de éxito como Kinder Bueno, Kinder Sándwich de Leche, Kinder Pinguí y Raffaello.

En 1997 entra una nueva generación en la empresa: Pietro y Giovanni, hijos de Michele, como consejeros delegados con responsabilidad conjunta en la gestión de la empresa.

Nuestros días

Nuestros días

Grupo Ferrero aprueba su balance consolidado a 31 de agosto de 2015 con una facturación de 9.500 millones de euros
 
Ferrero Internacional S.A., empresa matriz de Grupo Ferrero, ha aprobado el balance consolidado del Grupo al cierre de la temporada, el 31 de agosto de 2015. En esa fecha, el grupo estaba compuesto por 78 empresas consolidadas, con 22 plantas de producción, 3 de las cuales pertenecen a la categoría de Empresas Sociales, y cuyos productos están presentes actualmente en 160 países.

El Grupo, cuyo consejero delegado es Giovanni Ferrero, cerró el año financiero con una cifra de negocio consolidada de 9.542 millones de euros, lo que supone un aumento del 13,4% respecto al periodo anterior, que cerró con un total de 8.412 millones de euros.

A pesar de las dificultades afrontadas a nivel internacional, la compañía ha crecido gracias a un extraordinario dinamismo en la apertura de nuevos mercados. Las ventas de productos Ferrero se han igualado e incluso han aumentado respecto a años anteriores en Asia, Oriente Medio, Estados Unidos, Canadá, México y Australia.

Los resultados obtenidos en sus principales mercados, Gran Bretaña, Polonia y Alemania, fueron excelentes. Los principales mercados latinos, tanto en Europa como en Sudamérica, experimentaron una gran recuperación con la excepción de Italia, que se mantuvo estable. El mercado ruso se vio gravemente afectado por la devaluación del rublo.

Por productos, destacan las ventas de Kinder Joy, Nutella, Ferrero Rocher, Tic Tac y Kinder Sorpresa.
El beneficio antes de impuestos del Grupo alcanzó los 889 millones de euros (- 2% respecto al año anterior). A pesar de que los resultados de explotación del grupo presentaron una ligera mejora, la fluctuación en el tipo de cambio de la moneda ha repercutido significativamente en el resultado financiero del Grupo.

Las nuevas inversiones realizadas durante este periodo alcanzaron los 646 millones de euros, de los cuales 557 millones (el 5,8% de las ventas) se destinaron a reforzar la actividad industrial y productiva del Grupo en Italia, Alemania, Polonia, India, Brasil y especialmente en China, país donde la compañía destinó prácticamente la mitad de esta inversión. Ferrero ha afianzado su presencia en el mercado asiático con la creación de una filial en la ciudad de Hangzhou y la apertura de una planta de producción en Xiaoshan.

Asimismo, Grupo Ferrero continúa reforzando su presencia en el mercado de la avellana con el objetivo de garantizar y mejorar todavía más la calidad de una materia prima clave que aporta un sabor único a muchos de sus populares productos como Nutella, Ferrero Rocher y Kinder Bueno. En línea con este objetivo, el Grupo Ferrero completó la compra del 100% de las acciones de Oltan Group, líder mundial en la recolección, manipulación y distribución de avellanas, con una facturación anual por encima de los 500 millones de dólares.

Además, en 2015 el Grupo completó a través de una OPA la compra de Thorntons Plc, una importante empresa británica del sector del chocolate fundada en 1911 con una facturación anual de alrededor de 300 millones de euros.

La plantilla media del Grupo en 2014/15 fue de 25.784 trabajadores, incrementándose respecto a los 24.836 empleados de 2013/14. A 31 de agosto de 2015, el Grupo contaba con 33.219 trabajadores (incluyendo las compañías adquiridas), un incremento notable respecto al periodo anterior (27.457). Si se incluyen también los colaboradores externos, el total alcanza los 40.721 empleados.

Ferrero Ibérica factura un 8% más
Ferrero Ibérica, filial de Grupo Ferrero en España y Portugal, cerró su último ejercicio con unas ventas de 19.000 toneladas de producto y una cifra de negocio consolidada de 208 millones de euros, un 8% más que en el ejercicio anterior cuando vendió por valor de 193 millones. Alrededor del 80% corresponde al mercado en España y el resto a Portugal.

Los bombones son la categoría de producto que ha impulsado el crecimiento de Ferrero Ibérica en España, con un incremento de las ventas en este segmento de casi un 10% en valor y de un 15% en volumen. De hecho, una de las enseñas de bombones, Ferrero Rocher, es el segundo producto más vendido de la compañía en España, por detrás de Nutella. Esta crema de cacao ha revalidado su liderazgo en el mercado de las cremas de untar monocolor, con un crecimiento del 3.15% en valor en el último ejercicio.
Después de más de 25 años de presencia en España, Ferrero ostenta la tercera posición en el mercado español del “chocolate confectionary”, con una cuota de mercado del 16% en valor y del 7% en volumen, y es actualmente el octavo mercado mundial para el grupo.